Albufera de Valencia

Categorías: Rutas

Abr 26, 2017

 

Albufera de Valencia

     A tan solo 13 kilómetros de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, a 12 minutos en coche, nos encontramos con la Albufera de Valencia, el segundo humedal de España en extensión y uno de los tres más importantes del país, junto con Doñana y el Delta del Ebro. Situado en un paraje impresionante declarado Parque Natural en el año 1986, es de excursión obligatoria si visitas Valencia, porque está cerquita y porque seguro que no te arrepentirás.

¿Cómo se formó La Albufera?

     La formación de la Albufera data de hace 1,8 millones de años como resultado del cierre del golfo de la costa valenciana por un cordón litoral, aunque la separación definitiva entre la Albufera y el mar se produjo durante la época romana. Durante siglos, todo el mundo pudo pescar en la Albufera, pero con la conquista de Valencia por parte de Jaume I lel libre albedrío se restringió y no fue hasta 1250 cuando el propio rey dio permiso para que los habitantes de la isla de El Palmar y de los pueblos de Silla y Catarroja pudieran pescar en sus aguas.

     Con los siglos, la Albufera fue pasando de mano en mano hasta que en 1865 pasó a ser propiedad del Estado y más tarde, comenzado el siglo XX, la laguna acabó en manos del Ayuntamiento de Valencia, que pagó un millón de pesetas de la época por ella.

Cuna del arroz ‘bomba’     

     Durante su historia reciente, la superficie de la Albufera ha ido mermando al ir ganando terreno al lago para convertir gran parte de su superficie en arrozales (ahora mismo 200 kilómetros cuadrados), donde se cultiva la variedad ‘bomba’, típica de la zona. Los agricultores que no tenían de qué vivir se dedicaban a ganar terreno de cultivo echando tierra a una Albufera de escasa profundidad (la media es de apenas un metro), hasta que las autoridades decidieron prohibir esta práctica para salvaguardar el lago.

El mejor atardecer de Valencia

Antiguos poemas árabes se referían al lago como ‘El espejo del sol’, puesto que ver el anochecer desde su embarcadero principal es toda una experiencia. En la actualidad, las aguas de este lago llegan a una veintena de pueblos, entre los que se encuentra Silla, donde está  el puerto más antiguo de todos los que rodean el Parque Natural, construido en 1909.

El problema de la contaminación

     Pero no todo es idílico en uno de los parajes más emblemáticos de la Comunidad Valenciana, porque la contaminación es el mayor peligro en la actualidad. Y es que la actuación del ser humano no ha sido para bien, precisamente. En época romana se estima que el lago tenía una superficie de 30.000 hectáreas y  hoy en día se ha reducido a poco más de 21.000 aunque, afortunadamente, se mima muchísimo por su atractivo turístico y medioambiental. 

En época romana, la Albufera de Valencia ocupaba 30.000 hectáreas. Hoy en día, 21.000 Clic para tuitear

     Hace décadas las aguas cristalinas dejaban pasar la luz y favorecían un gran tapiz de plantas acuáticas, pero hoy en día las aguas turbias de color verde son una sopa de microalgas que han reducido la diversidad de antaño, tanto desde el punto de vista vegetal como piscícola y ornitológico.

     El Parque Natural de la Albufera es la casa de más de 250 especies diferentes de aves, mientras que el ‘fartet’ y el ‘samarugo’ se convierten en los reyes del lago por ser únicos. Sin embargo, están en peligro de extinción y es prácticamente imposible contemplarlos a simple vista si nos decidimos a disfrutar de una visita.

     El 64 por ciento de los humedales que existían en el mundo en el año 1900 ya han desaparecido y sólo quedan un 13 por ciento de los que había en 1700, así que los valencianos nos sentimos privilegiados de contar con la Albufera, declarada Parque Natural en 1986.

El 64% de los humedales que existían en el mundo en 1900 han desaparecido Clic para tuitear

     La mala gestión del agua, vinculada además de al cambio climático, a la extracción de aguas, vertidos y sobreexplotación, están abocando a este Parque Natural a una muerte anunciada. Aun así, estamos a tiempo. Eliminando vertidos y contaminación difusa, y asegurando la entrada de al menos 250 hectómetros cúbicos de agua, puede salvarse.

¿Cuándo es mejor la visita?

     Te aconsejamos visitar el mirador de la Albufera al anochecer. Cualquier fotografía que hagas va a salir preciosa y la sensación de paz sentado en los embarcaderos de madera es espectacular. Antes, puedes pasarte por el centro de atención a visitantes, donde podrás conocer de manera didáctica la historia del Parque Natural y del lago.

¿Cómo llegar?

Desde Valencia, puedes usar la línea 25 de bus de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) Valencia-El Palmar-El Perellonet. Si vas en coche, debes coger la carretera CV-500 desde la Ciudad de las Artes y las Ciencias y, en poco más de 12 minutos, estarás en el mirador, donde puedes hacer fotos tan molonas como estas.

En caso de que te alojes con nuestros amigos de roomsandroute.com, puedes llegar hasta allí en coche desde el apartamento en 20 minutos y, si prefieres recorrer este paraje en bicicleta, ellos te alquilan bicis para que puedas admirar un paisaje repleto de una flora i una fauna espectaculares en un trayecto de 53 minutos de ida y otros tantos de vuelta, un total de 36,5 kilómetros.

En @rooms_in_VLC te alquilan bicis para que puedas disfrutar del Parque Natural de la Albufera Clic para tuitear

¿Quién puede hacer la ruta?

     La ruta es apta para todos los públicos, incluso puedes ir con tu mascota. El mirador también está adaptado a discapacitados, así que cualquiera puede disfrutar de las vistas que nos ofrece este lago.

¿Dónde comer y beber?

     Te aconsejamos encarecidamente que disfrutes de la gastronomía valenciana en cualquiera de los restaurantes de El Palmar, a menos de 5 kilómetros del mirador de La Albufera siguiendo por la misma carretera que te ha llevado hasta allí desde Valencia. Si vas en bus, la línea 25 de la EMT que te ha llevado hasta allí, te deja en el pueblo.

 ¿Qué hacer?

El Parque Natural de la Albufera es mucho más que el lago. Está adaptado con senderos, guías y paneles de información para que el visitante disfrute de la flora y fauna autóctona valenciana. Destacamos los paseos en barca que salen desde el mirador de la Albufera o desde el pueblo de El Palmar donde, además, puedes disfrutar de la gastronomía típica comiendo ‘all i pebre’, paella o lisas a la sal. También podrás visitar una barraca típica valenciana, donde se muestran los aperos de pescadores y agricultores de arroz más utilizados por nuestros antepasados. En definitiva, una oportunidad única de conocer cómo y de qué vivían los valencianos de la zona y, al mismo tiempo, admirar la gran riqueza de un ecosistema singular.

 En cualquier caso, os recomendamos también visitar el cercano puerto de Catarroja, más grande y mejor acondicionado para dar una vuelta en bicicleta o sentarse en sus embarcaderos a disfrutar de la paz que nos da la inmensidad del paisaje. Allí tenéis el Tancat de la Pipa, lugar para el cobijo de fauna y flora de la zona y centro experimental para el saneamiento de aguas de manera natural.

Y si tenéis tiempo, alquilad una bici y recorrer los arrozales que rodean el lago. En verano, disfrutando de un manto verde y en invierno, disfrutando del sol mediterráneo.

Related

Deja un comentario

Tu email no será publicado.