Fuentes de Ayódar (Castellón)

Categorías: Rutas

Abr 20, 2017

 

Hoy os presentamos una ruta fácil, familiar y donde podéis estar en plena naturaleza con vuestras mascotas. Al inicio del camino hay una zona de descanso donde disfrutar de las vistas, pero os animamos a seguir nuestra ruta de hoy hasta llegar, por lo menos, al Pozo Negro, donde nos podemos bañar y disfrutar de aguas cristalinas, aunque heladas, gracias a los pequeños rincones creados por el desgaste del río Mijares en este rincón de la Sierra de Espadán.

     Castellón es la provincia con mayor porcentaje de oferta hotelera de turismo rural de la Comunidad Valenciana. Y no es de extrañar si tenemos en cuenta que sólo en esta provincia disfrutamos de ocho parques naturales. Hoy nos detenemos en la Sierra de Espadán, un lugar precioso que esconde grandes paisajes, como el que encontraremos en la ruta de las Fuentes de Ayódar, un pueblo pequeño que se asienta de manera escalonada junto a la rambla de Ayódar.

Ruta al Pozo Negro de Fuentes de Ayódar

¿Qué ver?

Fuentes de Ayódar se encuentra rodeado de bosques de pinos, alcornoques y encinas. De hecho, 700 hectáreas de su término municipal son bosques, mientras que poco más de 300 se destinan al cultivo, los prados y los pastos.

Junto a Fuentes de Ayódar, que tiene poco más de 100 habitantes, nos encontramos con los pueblos de Cirat, Torralba del Pinar, Ayódar, Espadilla y Torrechiva, todos de la província de Castellón.

Aunque la agricultura fue su motor económico durante siglos, el turismo rural es hoy día una de sus mayores fuentes de ingresos. De hecho, 4 de cada 10 vecinos trabajan en el sector servicios. Los negocios actuales son un hotel rural, un bar y una farmacia y, sólo en verano, hay piscina abierta al público aunque, con los recursos hídricos que tiene, ¿quién quiere piscina?

Fuentes de Ayódar tiene poco más de 100 habitantes y ha cambiado el campo por el turismo Clic para tuitear

     Los lugares de interés son muchos y variados y, aunque hoy vamos al Pozo Negro, os detallamos el resto por si tenéis tiempo y os quedáis un poco más.

  • Lentisco Monumental de la Masadica
  • Río Chico
  • Fuente del Zuro
  • Fuente de la Paciencia
  • Fuente del Cañar
  • Cueva de Juan Lentejas
  • Cueva de la Peñalta

 ¿Cuándo es mejor hacer la ruta?

Esta ruta es ideal para el verano porque, además del magnífico Pozo Negro (la gran atracción turística de la zona), encontramos un montón de sitios donde refrescarnos y sentarnos a descansar, disfrutar de las vistas, comernos el bocata o estudiar la flora y la fauna del lugar. Con una mañana por delante, da tiempo de sobra de hacer la ruta, comer algo, bañarnos en las pozas y disfrutar del buen tiempo.

  ¿Cómo llegar hasta Fuentes de Ayódar?

Llegar a Fuentes de Ayódar es fácil, pero te recomendamos que tengas paciencia si eres de los que se marea, porque la Sierra de Espadán es muy bonita, pero curvilínea. Desde Castellón se accede a esta localidad a través de la CV-20 tomado luego la CV-223 y posteriormente la CV-205. Desde Valencia, coge la E-15/A-7/AP-7 en dirección AP-7/Castelló/Barcelona, continua por CV-10, toma la salida hacia Onda y continua por la CV-223 y CV-205 hasta llegar al pueblo. Vamos, nada que no puedas conseguir con google maps 😉

 ¿Quién puede hacer la ruta y qué duración tiene?

Esta ruta es ideal para ir con niños y mascotas. No es accesible para personas con mobilidad reducida, aunque hay un buen paseo asfaltado al principio que nos permite disfrutar de unas vistas magníficas. Además, en el único bar del pueblo, tienen una terracita en la calle donde se está de lujo y se repira aire puro.

 ¿Qué necesitas llevar contigo?

Sólo necesitas unas zapatillas o botas de montaña, unos buenos calcetines (lleva otros de repuesto por si te los mojas cruzando algún riachuelo), una cantimplora, un bocata y algo de fruta. Y si te quieres bañar, ya sabes, biquini, bañador o como viniste al mundo.

 ¿Dónde comer y beber?

Al final del pueblo, donde dejamos el coche, hay un bar para tomar algo antes o después de la ruta. Nosotros no disfrutamos de la gastronomía de la zona, pero no os esperéis un restaurante. Lo más aconsejable es hacernos un bocata, disfrutar de la naturaleza y comer cuando nos entre hambre.

Hechos los preámbulos, ¡comencemos la ruta!

No hace falta que os digamos que llevar protector solar, agua y algo de comer es imprescindible en cualquier marcha y, debido a la facilidad de esta ruta (casi un paseo), no os recomendamos mucho más. En cualquier caso, siempre hay que ser precavidos y no está de más llevar un pequeño botiquín. Imprescindible no dejar basura en el monte, así que llevad una bolsa y meted en ella vuestros desechos. A la vuelta, dejadlos en un contenedor y la madre naturaleza y los que vengan detrás os lo agradecerán.

Este pozo digno de postal ha sido creado por el desgaste del impacto del agua del río Chico contra la roca arenisca a través del tiempo, un agua que, como veis en las imágenes, es transparente y limpia, ya que se renueva constantemente. Hay otros rincones a lo largo de la ruta con posibilidad de baño incluida, pero este es el más espectacular y recomendable.

La ruta, que se puede hacer con niños y mascotas sin ningún problema, es recomendable sobretodo en primavera y otoño para evitar aglomeración de gente y las altas temperaturas. En cualquier caso, seguro que se os hace corta y queréis ir más allá, lo cual es totalmente recomendable.

Si os decidís a visitar este rincón de Castellón, no os olvidéis de comentarnos la experiencia y ayudar a otros con vuestras sugerencias.

Related

Deja un comentario

Tu email no será publicado.