Valencia – Ruta de las doce llaves

Categorías: Rutas

May 30, 2017

‘Las doce llaves’, de María Villamayor, nos relata la aventura de dos hermanas buscando el pasado en Valencia. Hoy, en nuestro post, os presentamos la Ruta por la Valencia de ‘Las doce llaves’.

La ciudad de Valencia se va descubriendo el legado que su padre les dejó. Y hasta aquí podemos leer, porque no pretendemos desvelar ni la trama ni el desenlace de esta novela de aventuras que ha cosechado un éxito tal que ha dejado a muchos sorprendidos.

En apariencia infumable por su volumen (tuve que cambiar mi bolso por una mochila durante tres semanas para poder ir leyéndola en el tren), puedes encontrarla en cualquier librería y su éxito ha llevado a la autora a ofrecer numerosas charlas y conferencias.

Ya le he dicho a su marido y manager (vamos, el que le lleva la agenda, atiende correos y llamadas, actualiza las redes sociales y hace el trabajo que no ven los fans de Villamayor) que la edición de bolsillo es imprescindible si no pretenden que acabemos en el fisioterapeuta intentando recuperar nuestros bíceps. Y es que 900 páginas dan para mucho. Lees, aprendes, ejercitas los brazos y te quedas con ganas de más. Por eso la autora ya está preparando la segunda parte.

Pero una de las mejores ideas que han tenido estos artistas de la palabra (os comento que su marido Joaquín Sarrión Larrey también escribe, es poeta) ha sido poner en marcha las rutas gratuitas guiadas por la ciudad de Valencia o, más bien, por los lugares emblemáticos que protagonizan la historia de ‘Las doce llaves’ que abrían las doce puertas de la muralla de la ciudad (hoy sólo quedan íntegras las Torres de Quart y las Torres de Serranos).

María Villamayor organiza rutas gratis para recorrer las localizaciones de su novela por Valencia Clic para tuitear

Y ¡¡¡aquí viene lo bueno del post de hoy!!!, porque vamos a dar un paseo por la Valencia de este libro de la mano de María Villamayor, quien nos atendió perfectamente, contestó a nuestras preguntas y nos guió por los escenarios de su libro. Además, nos dio a oportunidad de hacerle una entrevista en audio de seis minutos para poderla colgar al final de este artículo en un archivo que no tiene desperdicio y que os aconsejo escuchar de principio a fin para saber cómo nació la novela, qué otros libros ha publicado, cómo surgieron las rutas por la ciudad y cuáles son sus nuevos proyectos.

Ruta por la Valencia de ‘Las doce llaves’, de María Villamayor

Domingo 26 de enero de 2017. Día soleado y primaveral en la ciudad del azahar, capital del Túria y localización en la que se ambienta ‘Las doce llaves’. Confieso que me entero de la ruta por unos amigos, auténticos fans de la novela que ha cautivado a media ciudad y parte del extranjero. Y es que el boca a boca es fundamental en la difusión de este éxito editorial. Como no tengo nada mejor que hacer, me había leído la novela y quería aprovechar para hacer fotos, acompaño a este grupo de colegas y allá que nos presentamos en las Torres de Quart a las 10 (un gran esfuerzo si tenemos en cuenta que la noche anterior el cambio de hora nos arrebató un poco de sueño). Alrededor de 50 personas esperamos ansiosas la llegada de Villamayor que, puntual, acude con su marido para empezar la ruta (si queréis participar en las próximas, podéis contactar vía facebook con la autora o por correo electrónico con Joaquín Sarrión).

Es momento de los comentarios de “está más guapa en persona que en la foto del libro”, “¿qué edad tendrá?” (no pone su fecha de nacimiento en su presentación, cual mujer coqueta de antaño). En fin, una vez saciada nuestra curiosidad y hechos los comentarios, la autora se presenta, nos da la bienvenida y nos hace una introducción de la novela respetando la ignorancia de todos los que no la han leído (aún).
La ruta, completamente gratuita, lo dijimos antes, sale desde este punto por ser uno de los más emblemáticos de la novela. Cerca de allí las hermanas de la historia residen en un ático, cerca de allí conocen al indigente que les acompañará en la aventura y en el piso de arriba vive el típico guapete, listo, manitas y príncipe azul que, por supuesto, las guardará de todo mal.
Así que desde allí se inicia la ruta de ‘Las doce llaves’, un recorrido de tres horas y media que ha sido recortado (antes duraba más de cuatro).

Y aquí hacemos un inciso para aclarar que esta ruta es apta para todos los públicos y todas las edades aunque, evidentemente, los que no puedan seguir el ritmo pausado de una caminata de varias horas deberían desistir o hacer sólo un tramo.

Torres de Quart

Las obras de construcción de estas emblemáticas torres se iniciaron en 1441 y terminaron en 1460. En su fachada exterior se aprecian todavía marcas de proyectiles lanzados contra la ciudad en diversos combates, especialmente durante el asedio francés de 1808. La puerta de arco de medio punto de potente sillería se abre en el centro del Portal y deja acceso a la calle Quart, que se interna en el centro histórico de la ciudad hasta la Plaza del Tossal y la Calle Caballeros. Carente de elementos decorativos, la puerta está protegida por una terraza almenada.

Las Torres de Quart de #Valencia se empezaron a construir en 1441 y tardaron 19 años en acabarse Clic para tuitear

En la actualidad es el punto de salida de la ruta de ‘Las doce llaves’ por tratarse del lugar más cercano a la vivienda de las protagonistas. Si queréis más información, los libros de historia están llenos, así que me limitaré a ir nombrando los detalles más destacados de las localizaciones que sigue este recorrido.

Iglesia de los Santos Juanes

Desde las Torres de Quart caminamos unos 7 minutos hasta llegar a la Iglesia de los Santos Juanes (1607), junto al Mercado Central, una iglesia donde destaca el óculo cegado, un elemento concebido como un gran rosetón en la fachada de los pies que tiene un gran significado en la novela. De la fachada que da a la Plaza del Mercado destaca una escultura central de la Virgen del Rosario y, sobre ella, la torre del reloj, flanqueada por los Santos Juanes, y la veleta, dispuesta en lo alto y conocida como el pájaro de San Juan.

A la veleta de la iglesia de Los Santos Juanes de #Valencia se la conoce como el Pájaro de San Juan Clic para tuitear
Como curiosidad, podéis ver unas pequeñas puertas de acceso al semisótano de la iglesia en la fachada que da a la Plaza del Mercado. Se trata del último lugar en el que se dejaba descansar a los sentenciados a muerte antes de ajusticiarlos (todo un detalle, ¿eh?).

Mercado Central, Colón y Glorieta

Junto a la iglesia de los Santos Juanes se encuentra el Mercado Central, una construcción modernista que se empezó a construir en 1914 y cuyos trabajos finalizaron 14 años después. Desde entonces es el mayor centro de Europa dedicado a los productos frescos y el primer mercado del mundo que ha apostado por las nuevas tecnologías informatizando las ventas y distribuyendo a domicilio.

El Mercado Central de #Valencia se empezó a construir en 1914 y las obras duraron 14 años Clic para tuitear
Allí la tía de nuestras protagonistas, Rosa, conoció a su primer amor y por sus puestos de fruta, verdura, pescado y carne encontrará respuestas a muchas de sus preguntas.
En las primeras rutas que se organizaban, el recorrido pasaba también por la Plaza de San Agustín, pero en las actuales se omite este punto y la Plaza de Toros, donde también se vive uno de los mejores momentos de intriga de la novela. Nos dirigimos directamente a la salida de metro de Colón, justo enfrente de El Corte Inglés, punto al que se llega en el libro después de una gran persecución por Don Juan de Austria, y lugar donde se adentran el macho alfa de la novela y su amigo para escapar de los malos. Allí el paseo se detiene para tomar algo en una conocida cafetería y nosotros aprovechamos para entrevistar a María Villamayor (escucha la entrevista al final del artículo).

En las ruinas del metro de Colón entrevistamos a María Villamayor. En la imagen, Villamayor y su marido Joaquín Sarrión

Seguidamente subimos por Colón hasta La Glorieta y, bajo la sombra de uno de sus magníficos ficus, Villamayor nos comenta otro de los pasajes de la novela. Como curiosidad, os cuento que aquí fue el primer lugar donde se instaló la primera iluminación por gas de Valencia un 9 de octubre de 1844, así que imaginad la gran historia que hay tras estos jardines.
Después de disfrutar de este magnífico y vegetal escenario, la ruta sigue hasta San Juan del Hospital, que data de 1238 y es la iglesia más antigua de Valencia después de la Reconquista. Cuando la escritora decidió incluir esta iglesia en el libro, no pudo más que imaginar parte del escenario, puesto que la zona del cementerio se encontraba en plena rehabilitación. No obstante, su imaginación no le jugó una mala pasada, porque al finalizar las obras y permitirse el acceso al público, pudo comprobar que mucho de lo que había ideado para su novela era muy semejante a la realidad.
Este recinto religioso se encuentra a 300 metros de la Catedral de Valencia y es hacía allí por donde nos encaminamos en nuestro viaje por ‘Las doce llaves’, puesto que la torre del Miguelete es otro de los puntos clave de las aventuras de los personajes del libro.

Catedral y Miguelete

¿Y qué decir de uno de los monumentos más conocidos de la ciudad de Valencia? Poco, la verdad, aunque interesante. De hecho, Villamayor quiso dar a conocer uno de los detalles del campanario del Miguelete (construcción desde 1381 a 1429) que muchos ignorábamos incluyéndolo en uno de los pasajes de su historia.

Cúpula de la torre del Miguelete de la catedral de Valencia
El Miguelete es el campanario de la catedral de Valencia y tiene más de 200 escalones

Tal vez no os hayáis dado cuenta, pero el Miguelete es una construcción anexa a la catedral y tiene 207 escalones (de eso sí os habréis dado cuenta si habéis subido). De hecho, en un principio, estaba totalmente separada de ella, pero en el momento en que se integró, en el siglo XV, se dispuso que mantuviera su uso no religioso y, por tanto, tenía un acceso externo además del que lo une a la catedral, con un patio descubierto donde ricos y pobres, religiosos y ateos, se mojan entonces y ahora por igual.

El Miguelete de Valencia tiene 207 escalones y antiguamente estaba separado de la catedral Clic para tuitear

La Almoina

Del Miguelete pasamos a La Almoina, el centro arqueológico que oculta la solución a uno de los acertijos de esta aventura por la ciudad. En una muestra didáctica y muy gráfica, podemos conocer la Valencia primigenia, el kilómetro cero de la ciudad. Sus primeros pobladores y los caminos romanos que partían de allí para configurar el resto de la ciudad amurallada. En este lugar se conservan unas termas y algún que otro antepasado en los huesos 😉

La Almoina es el centro primigenio de la ciudad de Valencia. El kilómetro cero de donde partían las vías romanas.

La Almoina es el centro primigenio de Valencia, el kilómetro 0 de las vías romanas Clic para tuitear

Puerta de los Apóstoles

A escasos metros nos encontramos con la Plaza de la Virgen, donde se celebra cada jueves a mediodía una sesión el Tribunal de las Aguas, bajo la llamada Puerta de los Apóstoles. Esta institución es parte importante de la trama de la novela de Villamayor. En la vida real se dedica a dirimir los conflictos entre los regantes de la Vega de Valencia por el uso del agua de las acequias, pero en el libro son un poco más siniestros y a veces nos parece que sus miembros actúan de buena fe y otras son unos villanos. Es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

El Tribunal de las Aguas de #Valencia es Patrimonio de la Humanidad por la #Unesco Clic para tuitear

En la época de su construcción se utilizó una piedra de baja calidad que ha obligado a numerosas reparaciones. De hecho, durante los años 1960 la puerta fue completamente restaurada y las figuras originales, que estaban en muy mal estado, fueron sustituidas por copias, que son las que actualmente forman parte de la composición.

Como curiosidad, fijaros que en la parte superior podemos apreciar un rosetón con la estrella de David. ¿Qué pinta un símbolo judío en la catedral? Sencillo. Fueron los prestamistas judíos de la época quienes financiaron la puerta y, por tanto, impusieron este símbolo.
Otro de los puntos clave de esta localización es la fuente del Túria (1976), una representación alegórica hecha en bronce del río rodeada de ocho figuras femeninas desnudas con tocado de labradora valenciana que representan a las ocho acequias principales (ninguna de ellas es esta señora con gafas de sol).

Fuentes del Turia en la que se ven las 8 mujeres que representan las 8 acequias que abastecían la ciudad de Valencia
La Fuente del Túria se construyó en 1976

Esta señora que mira fíjamente la cámara, bien podría ser una custodia de lo que abajo se encuentra, pero como ya sabemos que el libro de Villamayor es pura ficción, os adelantamos que ahí abajo sólo está el sistema que regula la fuente, aunque en el libro esa chapa metálica esconde muuuucho más. Como veis, la realidad no es nada intrigante.

Bajo los pies de esta señora los protagonistas de la novela encuentran una de las llaves

Torres de Serranos

Para finalizar nuestro recorrido, nos dirigimos a las Torres de Serranos. Esta es otra de las doce puertas que custodiaban la antigua muralla cristiana de la ciudad de Valencia. Se construyó entre 1392 y 1398 y era la entrada natural que comunicaba con los caminos que iban a la comarca de Los Serranos. En la actualidad es uno de los monumentos mejor conservados.

Durante mucho tiempo, sirvió de defensa ante cualquier asedio, pero siempre se usó para ceremonias y entradas oficiales de embajadores y reyes. Aún se la considera la entrada principal de la ciudad.

Las Torres de Serranos de #Valencia fueron una prisión entre 1586 y 1887 Clic para tuitear
En 1586, después del incendio de la ciudad se convirtió en prisión, función que desaparición en 1887 para convertirse de nuevo en un recinto donde celebrar actos de diversa índole.

Torres de Serrano, principal puerta de acceso a la antigua ciudad de Valencia y una de las dos que se conservan
Torres de Serranos de Valencia, consideradas la entrada principal a la ciudad de Valencia

En el libro, tienen una enorme importancia sus gárgolas y, aunque en verdad cuando hoy día paseamos por allí no vemos las originales, en la novela tienen la virtud de servir para dar respuesta a uno de los episodios de la historia.
Llegados a este punto nos damos cuenta de que hemos hecho un recorrido de tres horas y media que se nos han pasado volando, un paseo que mezcla realidad y ficción gracias a la novela de María Villamayor. Sin ser historiadora, nos ofrece pinceladas de la ciudad de hace siglos y nos invita a investigar más sobre nuestro pasado. Aunque sólo sea por eso, vale la pena leer la novela.
Y ahora sí, después de haber leído todo este post, mereces un regalo!!!. Aquí te dejamos con la entrevista a María Villamayor. Comparte este artículo en tus redes sociales y ayúdanos a difundir nuestro blog. No hay nada que nos haga más ilusión que un “me gusta”. Bueno sí, un “10.000 veces compartido” 😉


*Queremos dejar claro que este artículo no ha sido patrocinado. Todo responde a nuestro afán de conseguir más lectores y que estos sean más felices. Hasta pronto!

Deja un comentario

Tu email no será publicado.