Puentes Colgantes de Chulilla

Categorías: Rutas

May 25, 2017

Imágen panorámica de Chulilla en el tramo final de la Ruta de los Puentes Colgantes

A poco más de 58 kilómetros de Valencia y 50 minutos en coche, podéis disfrutar de Chulilla, un pueblo de poco más de 600 habitantes con un gran encanto natural, ya que la erosión del río Turia ha creado una hoz y el Salto de Chulilla, de 160 metros de profundidad y 10 metros de anchura.
Los amantes de la escalada aprovechan cualquier momento para enfilarse por esas paredes verticales, pero los menos aventureros preferimos disfrutar de las múltiples posibilidades senderistas que nos ofrece este rincón valenciano, conocido por los puentes de madera que se construyeron en 2013 y que sustituyeron a los que la riada de 1957 se llevó por delante.

La riada de 1957 arrasó los puentes colgantes de Chulilla, que fueron reconstruidos en 2013 Clic para tuitear
Hoy os guiamos por un recorrido circular muy conocido, la Ruta de los Puentes Colgantes que, como su propio nombre indica, nos ofrece un paseo nada dificultoso pero sí un poco largo (al menos para los que sólo movemos el culo de la silla de oficina para ir a por un café y volver).

Chulilla Endomondo itinerario Puentes Colgantes de Chulilla

Como podéis ver en el gráfico de la aplicación móvil Endomondo, ese que nunca acierta con exactitud pero que todos consultamos para batir nuestros propios récords, estuvimos un buen rato de caminata, pero el esfuerzo valió la pena.

¿Cómo llegar a Chulilla?

Llegar a Chulilla es sencillo y la carretera es buena, ya que la mayor parte del viaje lo hacemos por autovía, así que no tendréis dificultad. Una vez allí, aparcamos el coche en la primera zona de estacionamiento que encontréis y emprendemos la marcha bajando por unas escaleras que nos llevan al fondo del paraje.

Chulilla - Señales de senderos de corto y medio recorrido en la ruta de los puentes de ChulillaEsta ruta es muy conocida y, si sois expertos andarines, podéis encontrar información técnica sobre perfiles, desniveles y demás pijadas en lugares como wikiloc que podrán saciar vuestra necesidad de datos técnicos, pero como nosotros simplemente vamos a disfrutar del paseo, del paisaje y de las fotos, os animamos a seguirnos por unos puentes seguros y para nada vertiginosos, así que cualquiera puede disfrutarlos.

La ruta perfecta para la primavera o el otoño

Nosotros hicimos la ruta en febrero y hemos podido aprovechar para coger espárragos silvestres, que es temporada, pero los bocatas fueron los que nos salvaron a la hora del almuerzo (os recordamos que la basura no se tira en el monte, ¿eh?). Siguiendo el itinerario escogido, disfrutamos de las espectaculares vistas que nos ofrece el pantano de Loriguilla, donde muchos mochileros hacen parada, y empezamos a acusar el cansancio en la subida que nos llevó a rodear la montaña de vuelta a Chulilla para parar en las pinturas rupestres y echar un ojo al romántico Charco Azul.

Pantano de Loriguilla en la ruta de los Puentes Colgantes de Chulilla
Pantano de Loriquilla
Caravana en el pantano de Loriguilla
Caravana en el pantano de Loriguilla
Launa negra o charca azul de la ruta de los Puentes Colgantes de Chulilla
Charco Azul

Para culminar la jornada, disfrutamos de un buen bocata en uno de los bares de la plaza del pueblo, zona de reunión de locales, turistas y visitantes. Nos tomamos un cafelito y nos volvimos a casa para descansar largo y tendido sobre el sofá, sobretodo tendido 😉

Y aquí tenéis algunos enlaces que os pueden resultar de utilidad para conocer un poco más del paraje y del pueblo.

Deja un comentario

Tu email no será publicado.