¿Cómo recordar nuestros viajes?

Categorías: Consejos

Abr 26, 2017

¿Cuántas veces has ido a un viaje o has hecho una ruta y después, cuando quieres contárselo a tus amigos y familiares, no te acuerdas de los detalles? Eso no te va a volver a pasar si sigues los consejos de Luis Sebastián, un experto en mnemotecnia, autor de tres libros, que nos explica en el siguiente post cómo recordar nuestros viajes con simples técnicas de memorización.

Estas técnicas, además, las puedes aplicar a tu vida diaria, así que toma buena nota, que no es tan difícil. Sólo hay que ser constante y practicar. Si quieres comprar el libro, por 16 euros lo puedes conseguir en multitud de lugares. En la web del autor, te dan todos los enlaces. Si, por el contrario, quieres profundizar más en las múltiples técnicas de memorización, te animamos a que consultes la web que ha hecho Luis Sebastián al respecto.

Portada del libro de Luis Sebastián 'La pastilla verde' Estás mostrando a la familia las fotos de tu último viaje a Perú. Tienes una espectacular imagen de una antigua ciudad de curiosas construcciones circulares. -¿Dónde es esto? -te preguntan. -¡Uf! -respondes-. Pues… ¡no me acuerdo! Vaya, no habrá sido tan interesante el viaje cuando ni siquiera eres capaz de recordar dónde has estado.

En realidad, el viaje a sido fantástico, pero al visitar sitios cuyo nombre resulta extraño -no estás habituado a oír esas palabras-, resulta muy difícil acordarse de ellos. Por ejemplo, seguro que recuerdas bien Machu Picchu, pues es muy conocido, pero no te sale el nombre de Chachapoyas que, hasta la semana pasada, no sabías ni que existía.

Pero esto es fácil de remediar con un poco de mnemotecnia (véase la técnica de las palabras sustitutas en La pastilla verde, capítulo 4, pág. 46).

Analicemos primero el nombre. Si lo separo en dos partes, por un lado tengo «chacha» (asistenta o empleada de hogar) y por otro lado tengo «apoyas»: puedo pensar una chacha que no anda bien y siempre se apoya en lo que puede.

De este modo, imagino que en aquella antigua ciudad de la fotografía trabajaba una chacha muy corpulenta que de tanto apoyarse en las paredes fue derrumbando la ciudad, por eso ahora solo quedan restos arqueológicos. Cuando me pregunten dónde están estas interesantes ruinas, no lo voy a dudar: fuimos a visitarla desde la cercana Chachapoyas.

Es más, recuerdo que estas ruinas se llaman Kuélap (había cola para entrar y un portugués –o polaco– intentó colarse: “¡Eh, que se cuela p!”) y se accede desde el pueblo de Nuevo Tingo (no puedes entrar sin participar en un nuevo bingo que se juega con cartones en forma de T: Nuevo Tingo). Y así, con ganas de divertirse y un poco de imaginación, podremos recordar, no solo cómo se llaman aquellos sitios que hemos visitado, sino también planificar y memorizar los nombres de los nuevos lugares a descubrir. ¡Buen viaje!”

Related

Comment (1) | Leave a comment

  1. I often visit your website and have noticed
    that you don’t update it often. More frequent updates will give your page higher rank & authority in google.
    I know that writing content takes a lot of time, but you can always help yourself with miftolo’s tools which will shorten the time of creating an article to a few seconds.

    Responder

Deja un comentario

Tu email no será publicado.